El glucómetro como alternativa al test de O’Sullivan

El test de O’Sullivan o «prueba del azúcar» es un cribado que se hace a las embarazadas sobre las semanas 24-28 de gestación, coincidiendo con la analítica del segundo trimestre. Consiste en beber 50g de glucosa de golpe (no hace falta estar en ayunas) y, una hora más tarde, hacer una analítica para comprobar que no existe diabetes gestacional (aunque existe una alta tasa de falsos positivos y falsos negativos -dato aportado por Comadrona en la Ola-).

Cada persona es libre de decidir sobre su salud y las pruebas que quiere hacerse; personalmente, tenía claro desde antes de mi embarazo que no iba a hacerme esta prueba, por varios motivos:

  • En primer lugar, porque me parece una barbaridad dar a cualquier persona, pero aún más  una embarazada, tal chute de azúcar. De hecho, conozco muchos casos de desmayos, hipoglucemias reactivas, vómitos y encontrarse verdaderamente mal, sin que la prueba estuviera alterada. Simplemente, eran personas con una alimentación saludable (o una capacidad limitada de gestionar tal chute) que no estaban acostumbradas, obviamente, a ingerir esas cantidades de azúcar.

  • Por otro lado, porque es una situación totalmente irreal en mi vida. Mi alimentación es saludable, variada y sin restricciones (más allá de gluten y lácteos, por motivos de salud), pero no imagino una situación en que vaya a ingerir tal cantidad de azúcar de una sentada.


*El
objetivo de este artículo es simplemente que quien busque una alternativa al test de O’Sullivan la encuentre y tenga toda la información disponible. Sin embargo, no pretendo cambiar la opinión de quien libremente haya decidido hacer esta prueba, ni abrir ningún debate.

Glucómetro

Cuando llegó el momento de plantear el test de O’Sullivan o prueba de glucosa, comenté con mi ginecóloga la alternativa de usar un glucómetro en casa y no tuvo ningún inconveniente. De hecho, me visito en un centro donde los profesionales están actualizados y ellos mismos te ofrecen esta opción alternativa.

Me consta que esta opción también se acepta en la Seguridad Social (entiendo que, como todo, no en todos los centros) e incluso te ofrecen el glucómetro y las lancetas (que no son baratas). En mi caso no fue necesario porque ya lo tenía de unas mediciones anteriores, por otros motivos, que podéis ver aquí.

Además, en el primer trimestre ya me hicieron un primer cribado: en la analítica de la semana 10 me miraron la hemoglobina glicosilada (HbA1c), un indicador que muestra el nivel promedio de glucosa en sangre de los últimos 3 meses, y estaba perfecta. De hecho, durante la pandemia se usó este método como cribado global ya que no podían hacerse pruebas presenciales, y en algunos centros siguen haciendo solo esta prueba. 

Sea como sea, en mi caso, en la semana 24 tengo pautado hacerme la analítica del segundo trimestre y, además, 

Procedimiento

En mi caso, en la semana 24 tengo pautado hacerme la analítica del segundo trimestre y, además, durante una semana controlaré mi glucosa en casa con el glucómetro.

Os voy a explicar mi pauta, como digo, durante una semana, pero seguid la que os marque vuestra ginecóloga o matrona. Se trata de tomar y apuntar 6 mediciones al día: antes de desayunar, comer y cenar y 1h después de desayunar, comer y cenar. Y, finalmente, en la semana 25 tendré que llevar los resultados de la analítica y de las mediciones con el glucómetro a mi ginecóloga para que valore toda la información.

También os recomiendo muchísimo este artículo de Comadrona en la Ola, que da información muy buena y directamente de una matrona actualizada, y os dejo por aquí el reels que grabé para explicar este tema en mi cuenta de Instagram: