Cómo descubrí la histaminosis - Sin histamina
1
post-template-default,single,single-post,postid-1,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.0,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
Discover sin histamina

Cómo descubrí la histaminosis

Quizá ya sabes un poquito (o mucho) sobre mí si me sigues en Instagram, pero si acabas de llegar aquí te explico cómo descubrí que tengo histaminosis y otras cosillas.

Una vida…

Aunque llegué a mi diagnóstico de histaminosis en mayo de 2018, con casi 27 años, he estado toda la vida con infinitos problemas gastrointestinales, de piel, de espalda y respiratorios, entre otros, que poco a poco iban empeorando.

Mi madre me cuenta que ya de bebé tuvo que cambiarme de leche más de 10 veces hasta que dio con una que mi cuerpo no rechazaba. Vaya, que las diarreas me han acompañado desde que nací. También me contaba mi abuela lo irritado, en carne viva, que tenía siempre ‘el culete’, como ella dice, por no hablar de la barriga bien redondita aunque siempre tuve bajo peso.

 

Sin Histamina
Verano 2018 | Sin histamina

Estas anécdotas no creas que las he sabido de siempre… han ido surgiendo en los últimos meses desde que supe qué me pasaba. Entonces, empecé a relacionar todos los síntomas desde pequeña, adolescente y actuales. Vamos por etapas:

Infancia

Mi relación con la comida fue muy tormentosa. Era la típica niña que nunca quería comer, que odiaba el comedor del colegio y que prefería hacer cualquier cosa antes que sentarme a la mesa. Recuerdo que me encantaba el chocolate, pero a menudo me daba unos dolores de barriga terribles, con sus consecuencias…

Fui varias veces al médico por estos problemas gastrointestinales, muy duraderos, pero el diagnóstico siempre era: gastroenteritis + tratamiento con antibióticos (adiós, microbiota, adiós). Incluso llegué a perderme las mejores colonias del colegio (¡con piscina!), después de un año esperando, porque no podía salir del wc.

También tuve una época entre los 9 y 10 años en la que no quería comer absolutamente nada porque todo, todo lo que comía me sentaba mal y lo pasaba fatal. Ya entonces, tampoco nadie me entendía.

Adolescencia

No sé si por el cambio hormonal (que también tiene mucho que ver en las patologías intestinales), pero tuve unos pocos años bastante buenos. Empezó a gustarme la comida y los momentos relacionados, me volví una cocinitas y comencé a ir a restaurantes por placer.

Hasta que llegó la universidad. Durante los 4 años de carrera (estudié Periodismo) no solo iba a clase de 8 a 15h, después iba a trabajar por la tarde y también el fin de semana. Volvieron las diarreas diarias, la dermatitis atópica se agravó, empecé a retener más líquidos… Pero, claro, sí que es verdad que estaba pasando mucho estrés y nervios.

 

Toulouse 2013 | Sin histamina

Diagnóstico

Lo peor llegó en los 2-3 años antes del diagnóstico. Acabé la carrera e inmediatamente me fui a vivir y a trabajar a Bruselas como periodista, donde estuve dos años. El trabajo en torno a las instituciones europeas era muy estresante y, aunque comía bien, trabajaba tantas horas y a un ritmo tan rápido que todo empezó a empeorar: vivía con herpes, diarreas, retención de líquidos, y empecé a tener problemas de vista y una enorme caída de pelo.

En 2017 ya no podía más, ni física ni mentalmente. Necesitaba encontrar una explicación a todos mis problemas. Acabé yendo a médicos de todas las disciplinas porque tenía todo tipo de síntomas y desajustes: ginecólogo, dermatólogo, endocrino, traumatólogo, oftalmólogo, digestólogo… Me encontraban y trataban temas por separado, pero yo intuía que había un vínculo.

Fue cuando empecé a sospechar del gluten, porque tenía síntomas muy muy iguales a un celíaco (tengo varios amigos diagnosticados, algunos desde los 3 años), y de los lácteos. Asistí a una charla sobre gluten y allí, por primera vez, leí la definición y los síntomas de histaminosis. No me lo podía creer, ¡era yo!

Aquí empezó mi aventura… Meses después empezó la odisea para encontrar el origen de mi histaminosis (déficit de DAO, problemas de hígado (sulfatación / metilación), bacterias proteolíticas aumentadas, un parásito intestinal (giardia lamblia) y, posiblemente, virus latentes) y, aquí estoy, compartiendo día a día mis avances, descubrimientos y retrocesos tratándome con el equipo de Xevi Verdaguer. ¿Me acompañas?

12 Comments
  • Carolina
    Posted at 15:40h, 11 febrero Responder

    ¡Cómo me suena todo lo que cuentas! Muchas gracias por compartir tu experiencia, dar a conocer una realidad que muchos vivimos y que la gran mayoría desconoce.

    • Sin histamina
      Posted at 22:41h, 11 febrero Responder

      ¡Muchas gracias, Carolina! Esperemos que poco a poco, con nuestras experiencias, todo se conozca más, sea más fácil diagnosticar, entonces el origen y, sobre todo, que se nos entienda y no se nos trate de locos… ¡Un abrazo!

  • Katia
    Posted at 17:51h, 11 febrero Responder

    Claro que te acompañaré en tu historia. Yo recién empiezo familiarizarme con el tema. Sufro dolores de cabeza y migrañas desde hace 25 años. Ahora padezco menos, gracias a que me estoy quitando el gluten, la lactosa, productos con histamina alta y los gasificantes. Encantada de leer todo lo que publicas!! Gracias, ya no me siento tan sola y rara 😘

    • Sin Histamina
      Posted at 22:44h, 11 febrero Responder

      ¡Muchas gracias por unirte, Katia! 🙂
      Me alegro mucho de que estés mejorando, al final la dieta es una gran ayuda, pero siempre tenemos que ir al origen para no recaer. ¡Un abrazo!😘

  • SANDRA
    Posted at 07:28h, 19 febrero Responder

    Empatizo con la causa 100%. Desde que era baby con las diarreas constantes, hasta problemas colaterales de vista y en la piel! Mis problemas se agravaron después de un trauma por un aborto a los 25 años…. desde ese momento, mi cuerpo cambió. Muchas alergias, anafilaxias, dolores musculares, urticarias en la piel,… gracias por compartir tu experiencia! A día de hoy te miran como una loca cuando dices: sufro de histaminosis por un déficit de DAO. Eing?

    • Sin histamina
      Posted at 18:14h, 23 febrero Responder

      Qué historias más complicadas tenemos todos 🙁
      Aunque, por suerte, ahora podemos ponerle nombre y empezar a remediarlo. Aunque a casi todos los médicos les suene a brujería y se rían (de su ignorancia).
      En mi caso, el déficit de DAO no es genético, pero parece que algún mal funcionamiento del hígado sí podría serlo… Empiezo la aventura ¡Un abrazo!

    • Raquel
      Posted at 07:29h, 03 noviembre Responder

      Sandra buenos días! Como estas?? Que problemas empezaste a tener en la vista?? Muchas gracias .

      • Sin histamina
        Posted at 18:34h, 10 noviembre Responder

        Hola Raquel,

        No sé si Sandra te leerá, así que te comento los problemas que yo empecé a tener.
        Empecé a tener muchas migrañas que asociaba a cambios en la visión como: visión ‘entelada’ o borrosa, picor de ojos, enrojecimiento, sensación de tener piedras en el ojo y en el parpado, inflamación de los párpados… De hecho, acabé yendo al oftalmólogo de pago para revisar la presión del ojo, etc. Me pusieron gafas, pero seguía viendo mal hasta que con las pruebas y tratamientos empecé a encontrar y resolver orígenes de mi histaminosis y no he vuelto a tener problemas de visión (más allá de seguir con mis gafas por astigmatismo).

        Si necesitas más información puedes escribirme a sinhistamina@gmail.com o seguirme en Instagram @sinhistamina y escribirme por privado.

        ¡Un abrazo!

  • Fátima
    Posted at 22:25h, 24 febrero Responder

    De hecho estoy diagnosticada de Celiaquia, hace más de un año y me sigo poniendo mala, también tengo alergia a los cipreses que es la época, y mira q casualidad, estoy mucho peor… Esto, una conversación con una farmacéutica y con mi hermana q tuvo histaminosis (ya la tiene controlada y no te imaginas el cambio) ha sido lo q me ha llevado a pensar en esto, de hecho voy a coger cita para hacerme las pruebas, porque he estado como tú yendo a mil médicos de distintad especialidades… 🤯

    • Sin histamina
      Posted at 21:00h, 10 marzo Responder

      ¡Qué bien que la tenga controlada y que te puedan ayudar!
      Cuando sabemos qué es y cómo avanzar es mucho más fácil que mientras estamos perdidas y ansiosas porque no encontramos nada. Espero que mejores pronto 🙂

  • Leticia Ventura
    Posted at 17:26h, 05 agosto Responder

    Muchas gracias por este blog y por hablar sobre este tema. Gracias a acabar en tu blog, al final me decidí a tratarme con un PNI. Mis sintomas son mucha rinitis, herpes, retencion de liquidos, «alopecia androgénica»… un cuadro, pero ahora ya estoy en marcha y muy convencida de que conseguiré estar mejor, aunque cueste!
    Gracias y un abrazo!

    • Sin histamina
      Posted at 20:35h, 15 agosto Responder

      ¡Me alegro muchísimo! Espero que estés en manos de un buen PNIE 🙂 Yo siempre recomiendo los equipos de referencia (que también trabajan online) porque, como en todo, a veces encuentras fantasmas jaja
      ¡Un abrazo! Y espero que en breve veas avances.

Post A Comment