Cómo seguir una dieta baja en histamina

Ahora que ya sabes cuáles son los síntomas de la histaminosis y las pruebas necesarias para encontrar su origen, es el momento de entender qué es la dieta baja en histamina y cómo seguirla sin errores. Eso sí, que quede claro que esta dieta NO es para todos los casos de exceso de histamina (dependerá del origen, de la causa de ese exceso), que debe determinarla nuestro PNI, ya que tampoco se aconseja a largo plazo, y que NO es de por vida (a no ser que tu caso sea genético, solo el 2% lo son).

Todos los alimentos tienen histamina, pero algunos tienen un alto contenido. Son los conocidos como ‘alimentos altos en histamina’, precisamente, los que debemos evitar en este tipo de dieta. Además, la dieta sola NO soluciona nada, sin saber qué origina de base ese exceso de histamina y sin tratamiento, solo estaremos restringiendo alimentos un tiempo y luego volveremos al punto de partida.

¡Ojo! Si haces esta dieta por tu cuenta, sin ir de la mano de un profesional (PNI) y sin llegar al origen de tu histaminosis (¡clave!) es muy probable que no acabes de encontrarte bien, ya que es solo uno de los factores de recuperación y hay que adaptarla en mayor o menor grado a cada persona y sus circunstancias.

Por ejemplo, una persona que tenga histaminosis debido a cándidas, sobrecrecimiento bacteriano (SIBO) o mal funcionamiento del hígado tendrá que adaptar los alimentos en función de su patología principal, lo que determina el PNI (psiconeuroinmunólogo). Por tanto, la dieta baja en histamina no será para su caso o deberá combinarse con otra, además del tratamiento específico.

En mi caso, desde junio de 2019 ya como alimentos altos en histamina como huevos, chocolate, pimiento rojo, atún y salmón (más puntuales por mercurio…) sin ningún tipo de sintomatología. ¿Por qué? Porque traté mi hígado, intestino, giardia, disbiosis y candidiasis con mi PNI 🙂

¿Para qué sirve la dieta baja en histamina?

El objetivo de la dieta baja en histamina no es mantenerla toda la vida (a no ser que tengas déficit de DAO de origen genético; algo muy poco común), sino que su finalidad es reducir los niveles de histamina en el cuerpo para reducir la sintomatología.

De esta manera, conseguimos desinflamar el cuerpo, encontrarnos mucho mejor física y emocionalmente, y dedicar la energía a encontrar el origen de la histaminosis. ¿Por qué? La histaminosis NO es una enfermedad, sino un conjunto de síntomas a través de los que nuestro cuerpo nos alerta de que hay varios desajustes que debemos resolver para volver al equilibrio (hablo más de este tema en posts anteriores).

¿Qué alimentos son bajos en histamina?

Hay varios autores que comparten listados de alimentos bajos en histamina. Personalmente, seguía la lista de Xevi Verdaguer porque estoy encantada con él y su equipo que me llevan desde enero de 2019. En ella podrás ver qué alimentos son aptos o y cuáles no.

Eso sí, por mucho que esté en la lista de permitidos, si un alimento no me sienta bien no lo como ‘porque sí’. Por ejemplo, ahora mismo no como legumbres, pimientos, calabaza ni calabacín porque siento que me inflaman, no los digiero y me dan malas digestiones. Ya los reintroduciré cuando sea el momento y esté preparada.

De nuevo, te recuerdo que esta no es una dieta ‘para toda la vida, sino que conforme descubres qué falla en tu cuerpo, lo tratas (no es quitar y poner alimentos, tiene un sentido terapéutico y un tratamiento) y lo recuperas puedes ir reintroduciendo alimentos.

Tips dieta baja en histamina:

¿Pensabas que era tan fácil como seguir la lista? Espera, lee esto:

Nos leemos